El Pozo Santo


Zaguán Pozo Santo Romero Murube

Nos atrae la paz del patio. La esquila del llamador y la reja funcionan para franquearnos la entrada. No queremos más que ver la luz, la paz del patio
El mármol del suelo espejea como un cristal de tan pulido y aseado. No es exceso de expresión: ahora ha pasado una monja por el fondo y el reflejo de las negras haldas, de la toca, quebradamente, le seguían por el espejo de las losas. 
[...]
¡Qué paz! ¡ Qué silencio! Es esto un hospital: muchos hospitales de Sevilla podrían llamarse Palacios de la Caridad y de la Misericordia. ¡ Qué lujo de sosiego, de calma, de amor!

Joaquín Romero Murube, "El Pintor - Discurso de la Mentira"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada