El Hombre Orquesta


Curro González CAAC

Justo a la entrada de uno de los jardines del antiguo Monasterio de la Cartuja, hoy sede del CAAC, se encuentra esta curiosa escultura del sevillano Curro González.
En ella un hombre orquesta cargado con su tuba, su bombo y varios instrumentos más, avanza trabajosamente hacia la "puerta de la fama", el anhelado éxito de todo artista, al que está a punto de llegar.

Monumento al Artista Cartuja

Pero, de repente, todo queda en un segundo plano, ya que no serán este hombre ni esa puerta los protagonistas de este grupo escultórico, sino nosotros, los espectadores, que nos convertimos en el centro de atención cuando, al pasar bajo el pórtico, suenan las fanfarrias que se adosan a sus muros.
Una agradable sorpresa que, para colmo, es recogida por unas cámaras y proyectada en una pantalla situada a la entrada del recinto.
De esta forma el espectador no sólo interactúa, sino que pasa a formar parte de la obra de arte, aunque sea de forma involuntaria.


Curro González, "Como un Monumento al Artista"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada